UN DISCIPULADO BIBLICO, CRISTO CENTRICO, INTELIGENTE E INTENCIONAL ES CAPAZ DE MANTENER A LA IGLESIA VIVA SALUDABLE Y PODEROSA.